miércoles, 14 de noviembre de 2012

Detectores de tormentas solares, sí, existen

Una tormenta solar es una perturbación temporal de la temperatura terrestre. Las responsables de este suceso son las explosiones solares. ¿Qué ocurre en una de estas explosiones? En el Sol, de forma constante, se generan protuberancias que están atadas magnéticamente a la superficie del astro. Éstas, al estar más frías que la superficie del Sol, se vuelven inestables, y eyectan gases hacia el espacio, lo que se denomina viento solar. En épocas de máximos solares, las "manchas oscuras" indican las regiones más frías y con gran intensidad magnética, esto provoca que las eyecciones de gas sean mayores y más frecuentes.
   Este viento solar está cargado de protones e iones que recorren el espacio contenidos en una especie de burbuja magnética. Cuando la Tierra se encuentra en la trayectoria de estas burbujas tiene lugar una tormenta solar.

 Explicación gráfica de una tormenta solar
   
   Esto supone un peligro para los astronautas que se encuentran en el espacio y para los satélites que orbitan alrededor de nuestro planeta. Recientemente, investigadores de EEUU y Corea del Sur han desarrollado un sistema de alerta capaz de predecir con tres horas de antelación la llegada de la radiación procedente de las tormentas geomagnéticas.
   Desde el momento de la explosión solar, la primera oleada de radiación tarda en llegar a la Tierra menos de diez minutos. La parte de la radiación de mayor peligro es la compuesta por las partículas más pesadas, que aparecen tiempo después. De esta forma, los científicos, al estudiar las primeras partículas que alcanzan el campo magnético terrestre, pueden predecir la intensidad de las posteriores, que son las más dañinas.
   
Detector de tormentas solares

   Todo esto no se podría llevar a cabo sin los datos aportados por dos monitores de neutrones, situados desde hace ya algunos años en el Polo Sur. Son los grandes detectores de tormentas solares.




Fuentes de información:
"Muy Interesante", nº 378, noviembre 2012
Francisco Rodríguez Valencia, 1º Bach "A"